Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
6 mayo 2013 1 06 /05 /mayo /2013 14:14

Celestino González Herreros

 
Mucho debe agradarle a una madre que le hablen bien de sus hijos, y triste, muy triste debe resultarle  que le digan lo contrario.

 
1 Celestino González HerrerosCon cuántos desvelos y preocupaciones la madre trae al mundo a los hijos y cuántas lágrimas en el anonimato han vertido para sacarlos adelante; y muchas de ellas, las solteras, arreglándoselas como mejor pueden para que nada les falte, o por lo menos lo elemental, privándose algunas veces del abrigo, comida, descanso... Los mejores años para ellas se tornan durísimos en muchos de los casos y después la incógnita de siempre; ¿Que será de estos chicos cuando sean mayorcitos? Luego vienen las sorpresas, buenas algunas, otras malas: las ingratitudes más que alegrías y el abandono  más tarde. Aún así, la madre siempre perdona y disculpa los errores de los hijos que les puedan llevar a los peores caminos, por que una madre lo absorbe todo con infinito amor. Su sensibilidad les lleva hasta el sacrificio más cruel y da su vida a cambio de la felicidad de sus hijos. Nada hay comparable al amor de una madre ni hay ternuras como las que ponen en el cariño que reparten  equitativamente en sus hijos. Empero, también las hay que sólo saben parir y ahí te dejo para que otros carguen con el bulto, por suerte son muy pocas, ¡faltaba más! Mejor no toco ese tema, ya se ha hablado mucho sobre ese dramático asunto, cuyas victimas son siempre los hijos…
 
En los casos normales, la madre es así, desde cuando lo conciben; y es cuando comienzan a sufrir y a preocuparse seriamente, hasta tal punto de no importarles perder la vida si la de ese hijo ha de salvarse, sin admitir elección. Ya empieza su calvario desde muy temprano, cuando va asumiendo con amor y valentía su responsabilidad y va sintiendo poco a poco el inmenso placer en la preñez que la ilusiona, sin saber la suerte que le espera, si es buena o es mala... Y así la madre va dejando en su vida una estela de afecto que jamás se borra.
 
Y son sus besos tan tiernos que llega uno a viejo y aún conserva, de cuando era niño, el calor de sus caricias recostado en su regazo... La suavidad de sus manos y la gracia que ponen en sus juegos maternos cuando quieren entretenernos y vernos contentos. ¡Son adorables! Cuando una madre nos habla su voz parece angelical, ponen en ella tal dulzura y proximidad que convencen. Y cuando nos consuelan ahuyentan todas nuestras penas y sufrimientos; comparten con ella el dolor de los hijos y sus alegrías. Como si allanara los pedregosos caminos y aclarara los umbríos atajos haciéndolos transitables y pasaderos.
 
Y el llanto de una madre ¡Cómo nos acongoja! Nos duele verla llorar, no podemos verla así, por que las lágrimas de una madre son puñales que nos clavan, son nuestras propias lágrimas que las sentimos brotar del alma y nos hieren poderosamente.
 
Yo recuerdo de la mía los mejores momentos que me brindó, todos los momentos de mi vida mientras le tuve a mi lado, ya hoy no la tengo, ha dejado en mi vida un vacío tan profundo... A una madre nada ni nadie puede sustituirla, sólo el silencio y sus recuerdos me la devuelven cuando pienso en ella.
 
Tuve la suerte de haber sido cariñoso con ella, le demostré siempre mi amor y eso la hacía feliz. Me gustaba besarla y tener sus manos entre las mías. Iba a verle siempre que podía después de casado, también a mi ejemplar padre. Hoy, después de haberles perdido, notamos muchísimo su ausencia, nada es perfecto, la vida se ha truncado despiadadamente faltándonos ellos, no tiene arreglo. Pero, "la vida sigue" y somos objetos llevaderos que no podemos detenernos, hay fuerzas dominantes que nos empujan hacia nuestros destinos y nada podemos en su contra.
 
Y, ¿cómo es posible que haya hijos e hijas que les maltratan y hasta en casos extremos les maldicen? Y yo les digo a quienes aún la conservan de que la cuiden, que disfruten de ella todo lo más que puedan, que nada se interponga entre la madre y el hijo, que si fuera egoísta que la disculpen, es que su amor les ciega. Y si no saben demostrar lo que en realidad sienten deben ayudarla queriéndola y no mortificándole como hacen muchos y luego son los que más le lloran cuando se la lleva el cortejo fúnebre...
 
No hay dolor mayor para una madre que el silencio de su hijo. Ya es triste un desplante, una mala contestación, pero llegando al desconcertado silencio toca fondo el suplicio. Eso está hoy muy en moda y los chicos lo hacen por ignorancia, sin dobles sentidos, simplemente se callan, se retraen, no quieren comunicarse.
 
Pero eso es pasajero, la juventud siempre busca un cierto aislamiento que le permita hallarse consigo mismo y despejar ciertas dudas que siempre asaltan a ciertas edades y lógicamente quieren despejarlas y salir de ellas. No lo hacen con maldad, pero la madre tan proclive al sufrimiento que le ocasionan otras dudas, automáticamente las asume y desespera pensando en lo peor. Nada más negativo, pero quiere estar en todo y sólo lo hacen para ayudar, por nada más. Los muchachos difícilmente comprenden lo que sufren los padres y los mismos hermanos por esas conductas desconcertantes que hasta cierto punto tienen una causa, por no decir razón de ser. El hombre está destinado a la aventura y se ve en ese embarque con su única capacidad intelectual -y según sea se comportan- con los atenuantes de que a todos los niveles llega la oportunidad de escapar de un estado anímico a otro. Para eso se estudia y se pone empeño por superarse en el trabajo. Por esa razón me gustó siempre escuchar a los viejos cuando hablaban con otros viejos, o esporádicamente me hablaban a mí. Sabían que les escuchaba y eso para una persona mayor es lo más grato que pueda ocurrirle. Escuchar a un viejo y preguntarle cosas es como darle a comprender que son necesarios, que aún hacen falta, que les necesitamos...
 
Y las madres siempre están esperando que se les consulte, que se les haga partícipe de las cosas que van sucediendo a lo largo de la vida que le rodea, siempre están dispuestas ayudarnos y nadie sabe hacerlo mejor.
 
Nos ven crecer, alejarnos un tanto de ellas buscando caminos distintos, nuevas experiencias, buscando un futuro seguro. Ven como dirigimos la pequeña barca hacia horizontes soñados y temen que sea definitiva la ausencia que desde ahora les llena de dolor y desconsuelos... ¡Ay!, quién la tenga viva que disfrute de ella, no hay nada más hermoso que tenerla cerca y poderla tener entre los brazos... Ocuparlas en algo, que se sientan felices, que no dejen de sonreír...

Compartir este post

Repost 0
Published by JOSÉ PERAZA - en COLABORADORES
Comenta este artículo

Comentarios

DIARIO DEL VALLE - LOGO

LOGO DE FOTOS

DATOS PERSONALES

      PERAZA

   

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

   

José Peraza Hernández,

Investigador y escritor.

    

José Peraza Hernández nació en Los Realejos (Tenerife) en 1953, villa donde transcurrió su infancia. Se formó en un centro educativo de su pueblo, a pesar de que los tiempos nunca le fueron favorables.  

Intentó realizar su sueño: escribir. Recuerda el nombre de su centro de enseñanza con mucho cariño, "Colegio San Sebastián", junto a la plaza que lleva el mismo nombre. De esa época podría citar a los siguientes profesores: Don Domingo Luis Estrada, Don Esteban, Don Manuel Espinosa García, Don Mario Hernández Siverio, Don Máximo Padrón Morales (San Juan de La Rambla), Don Francisco Hernández y Hernández (conocido por Inocente) Don José Javier López Garisoain (conocido por Pepe), y un largo etcétera. Se considera amante de la historia, del pueblo y de las cosas en general.  

En 1975 se afincó en el lugar llamado Casa Azul, del barrio de La Vera, situado en el Puerto de la Cruz, aquí lleva media vida y se arraiga. Al transcurrir de los años, en 1988, decidió trasladarse de domicilio y es ahí donde permanece viviendo en la actualidad, Urbanización Casa Azul, calle Tabaiba 5, en el mismo barrio de La Vera, pero esta vez, en el término municipal de la Villa de La Orotava.  

En 1997 es miembro fundador de la Asociación de Vecinos "La Candelaria del Norte". Inicialmente actúa como colaborador; en 1999 realiza la labor de secretario hasta el año 2003. Posteriormente es nombrado presidente de la misma, cargo que lleva hasta los días de hoy. También es miembro y fundador, donde ejerce y realiza la función de Secretario de la Federación Portuense de Asociaciones de Vecinos desde comienzos en 2005, así como miembro del Centro de Desarrollo "Plan Integral del Barrio de La Vera", del Puerto de la Cruz.  

Por último realiza la función de secretario y otras labores en la Asociación Tinerfeña Peña "Mencey del Valle" del Club Deportivo Tenerife.  

Fue colaborador del Periódico "EL DÍA", en la columna de los sábados, sobre la Heráldica, con el fin de que cada persona conozca su historia y su escudo; de igual forma ha escrito artículos en dicho rotativo, secciones Balcón del Norte, Buzón Tinerfeño, LA PRENSA DE EL DIA, y otros, además del también matutino "Diario de Avisos", La Opinión, además colaboró en la Revista "Realejeros". Ha colaborado con algunas cadenas de radio sobre temas relacionados con el barrio.  

Otra de sus aficiones es ojear los archivos, libros, fotografías y la Heráldica. También colabora como Presentador de la Televisión "Mega TV- Canal 64" en varios temas como entrevistas, noticias y reportajes. Desde 2006 tiene su propio Periódico Digital que lleva por nombre "LA VERA PASO A PASO, DIARIO DEL VALLE" donde aprovecha para darle la bienvenida. A este diario de información, notas donde se hace constar aquellas informaciones, curiosidades y relatos sobre este populoso barrio enclavado en el corazón del Valle de La Orotava. Por estas páginas discurrirán el ayer y el hoy de La Vera. Sin duda, es todo un reto mantener una bitácora como ésta en la que siempre despierte el interés de los lectores en la red, por ello me permito contar con su apoyo y les invito a colaborar. Me cabe el honor de haber nacido en Los Realejos, hincar mis raíces en el Puerto de la Cruz y establecerme en el corazón del Valle. Con estas premisas presento en sociedad esta modesta contribución a difundir los valores de la  sociedad tinerfeña y realejera en particular.  

Aparte quiero agradecer enormemente a todos y a todas y cada uno/a de los colaboradores, así como a todos los Gabinetes de Prensa de cada Ayuntamiento de Taoro a Teno. Como a varios colaboradores /as, de diferentes Países. A todos mil gracias de todo corazón.  

Escribió su primer libro, bajo el título "Memorias del Pasado y Presente, Capillas, Cruces e Historia del barrio de La Vera 1999 – 2004", con referencia al Puerto de la Cruz, La Orotava y Los Realejos. El segundo libro llevó por título "Los Caseríos del Barrio de La Vera, Las Arenas 1820 – 2005, de la Villa de La Orotava". También existe un tercero "Historia de Los Nidos y la Cruz de San Luis, con su XXV Aniversario", y un cuarto con el título "Desde el Ramal hasta el Polígono San Jerónimo", los que están a punto de ver la luz, así como otros, proyectos en marcha y a punto de finalizar. Aparte de este ejemplar como bien saben que llevan por títulos Nacimiento del Apodo e Historia. Su deseo, y principal preocupación es que al llegar a sus manos este modesto libro lo sepan valorar, pues está escrito con mucho cariño y amor, de una forma sencilla, tratando así de llegar a la mayoría.  

Quiero expresar mi más profundo agradecimiento a cuantos de forma directa o indirecta han incidido en su contenido y disculparme, si con este trabajo pudiera ofender involuntariamente a alguien. Lo mismo, digo con estás líneas de este blog.  

PRIMER PREGÓN:

El que suscribe, José Peraza, el sábado 3 de septiembre de 2011. En XIV - Semana Cultural, y la X - Aniversario de la Ermita y la Cruz de la Candelaria del Norte, en la Asociación de Vecinos, la que lleva el mismo nombre en La Vera, del Sector orotavense.

*** *** ***

También quiero hacer constar mi más profundo agradecimiento al Excmo. Ayuntamiento de la Villa de Los Realejos, a don Manuel Domínguez González, alcalde de nuestro municipio, como asimismo al concejal de Cultura don Adolfo González y Pérez Siverio y de la misma forma, a don Salvador García Llanos autor del prologo de este nuevo libro.

Agradecer profundamente la oportunidad que me ofreció mi estimado amigo Esteban Domínguez, a participar en este su quinto trabajo literario sobre nuestra entrañable villa realejera, como asimismo a todos cuantos se han unido a este proyecto, el cual dejamos en sus manos con nuestro mayor cariño y afecto para su disfrute.  

Hasta siempre, esperando que cada una de estas líneas, alimente nuestras conciencias y esperemos vernos en próximas ediciones, con el mejor afán, ya que las letras forman parte elemental de nuestra cultura y van muy unidas.

 

Gracias a todos de corazón.

ESCUDOS DE LA FAMILIA PERAZA Y ALONSO

Escudo1 copiaEscudo4 copia