Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
31 julio 2013 3 31 /07 /julio /2013 12:45
AQUELLAS FIESTAS DE JULIO EN EL PUERTO DE LA CRUZ
DISTINTAS Y DISTANTES (V)
Agustín Armas Hernández
1 (89)Terminaba mi anterior artículo, dando constancia de las sociedades de recreo y de clubs que existían en el Puerto de la Cruz en el año 1954. Hoy, sin más preámbulos, para no extenderme demasiado, paso a relatar otros acontecimientos que tuvieron lugar en la cuidad portuense aquel mismo año.
Tercer curso de invierno para extranjeros
Del 4 de marzo al 4 de abril tuvo lugar en el Puerto de la Cruz el tercer curso de invierno para extranjeros, lo organizó la Universidad de San Fernando de La Laguna bajo la dirección del Magnifico y Excelentísimo Sr. Rector Dr. Alberto Navarro González.
Asistieron al mismo unos ochenta alumnos de diferentes nacionalidades. La apertura tuvo lugar en la magnífica terraza del Hotel Martiánez, amenizando el acto el cuadro folklórico de La Vera (Puerto de la Cruz). De su variado repertorio musical hizo gran alarde, siendo la admiración y deleite de cuantos asistieron a dicha apertura.
Durante el curso pronunciaron conferencia los doctores Entrambasaguas y Montero Díaz, de la Universidad Central; Navarro, Hernández-Rubio, Álvarez Delgado, Gitrana, González González, Pino Pérez e Iglesias Cubría, de la Universidad de La Laguna. Sánchez Castañez, de la Universidad de Valencia y Alvar López de la Universidad de Granada.
Asimismo tomaron parte los profesores de la Universidad de La Laguna, doctores Máximo Martin Aguado y Alejandro Ciaranescu. El citado curso fue clausurado, solemnemente, en la Universidad de La Laguna, estando el discurso de clausura a cargo del Ilmo. Decano de la Facultad de Filosofía y Letras, Dr. Elías Serra Ráfols.
Varias  cosas del Puerto de la Cruz
Parroquia de Nuestra de la Peña de Francia. Fue fundada en 1603 por Luzardo de Franchi, como ermita y reconstruida en 1630 por Bn. Matheo de Sosa, su primer párroco. En su interior pueden admirarse unos magníficos retablos barrocos del siglo XVIII. En el retablo del Gran Poder de Dios existen unos lienzos representando escenas de la vida de Cristo, obras del pintor portuense, pintor de Cámara del Rey don Fernando VII, don Luis de la Cruz y Ríos.
Obras de D. Manuel de la Cruz, padre de D. Luis, son pequeños oleos que se hallan en el pulpito y representan a los cuatro evangelistas. Tallas: la de Santo Domingo de Guzmán y la de San Juan Evangelista la de media talla de la Dolorosa, son obras del imaginero canario José Luján Pérez.
La de San Pedro, del escultor orotavense Fernando Estévez del Sacramento.
La del Gran Poder de Dios es una talla, de autor anónimo, policromada de Escuela Sevillana y del siglo XVII.
Además de las obras citadas existe la Cruz, forrada en plata trabajada al martillo, de autor desconocido y de comienzos del siglo XVIII. Las magnificas andas del Corpus, ahora en reforma, son  de  Escuela Sevillana, de autor desconocido y donadas, en el año 1724 por don Diego Sturby.
Las Andas de Nuestra Señora de la Peña de Francia, de autor canario desconocido, donadas en 1771 por don Andrés de Armas Quintero. La soberbia custodia de plata sobredorada hecha en la Habana por un tal Escobar en el año 1703 y donada por don José Leal, quien la dio de limosna.
 Médicos: en aquel entonces, año 1954, cinco galenos se desvelaban en el Puerto de la Cruz por sanar nuestros cuerpos y aliviarlos de dolores. Helos a continuación: D. Celestino González Padrón, con domicilio en calle de San Juan. Su teléfono era el numero 46; D. Julio Espinosa Afonso con despacho en Esquivel y teléfono numero 120. D. Felipe Hernández  Hernández, ubicado en la calle Blanco, con número de teléfono 242. D. Isidoro Luz Carpenter (alcalde que fuera del Puerto de la Cruz), con residencia en Las Arenas, teléfono 169 y D. Celestino Cobiella Zaera, teléfono nº 10. Todos ellos ahora fallecidos.
Practicantes: tres eran los practicantes que en colaboración con los doctores de la Medicina atendían a la población portuense el año que nos ocupa. Los menciono a continuación: D. Juan José Blardony, con domicilio en Puerto Viejo, nº de teléfono 136; D. Roberto Galloway Ruiz, en calle Agustín Bethencourt y D. Enrique González Matos que tenía su domicilio y despacho en la calle Esquivel. Los tres ahora desaparecidos q.e.p.d.
 Cuatro hoteles eran los encargados de alojar a los turistas que llegaban al Puerto de la Cruz, atraídos por su bondad climática y belleza incomparable.
De estos hoteles, pioneros portuenses, continúan haciendo su función dos de ellos: Monopol y Marquesa, ambos embellecidos últimamente. Los otros dos: el Taoro y Martianez: el primero  en estado de abandono, y, el segundo destruido para  construir  apartamentos. Sin duda alguna el Hotel Martianez  fue uno de los más bonitos que ha tenido el puerto de la cruz. ¡Que lastima que haya desaparecido!
Merenderos: los merenderos que nos aplacaban el hambre y la sed en aquella inolvidable década de los años 50 eran:
<<El Presidio>>, ubicado en la calle Santo Domingo;  <<Casimiro>>, en la calle Mequínez (La Ranilla); <<Librería>>, situado en la calle Cruz Verde; <<Los Jesuitas>>, instalado en la calle Santo Domingo; <<Molina>>, en la calle de El Lomo; <<Felipe>>, pionero que se estableció en la playa de Martiánez. ¿Quién no los recuerda? Eran merenderos típicos y populares donde se podían, por poco dinero, comer los mejores pescados y mariscos de la costa del norte de nuestra isla. Todo ello rociado con los exquisitos vinos de La Victoria, Santa Úrsula, El Sauzal, La Matanza, Tacoronte, etc.
Téngase en cuenta que, en aquel entonces, los medios de transportes (coches, camiones, guaguas, etc.) eran escasos y caros, por lo tanto, al no ser fácil desplazarse a otros pueblos en busca de los buenos vinos,  ellos eran traídos al Puerto de la Cruz, por personas de aquellos pueblos que antes he citado, gentes que por un motivo u otro se establecieron en el Puerto de la Cruz, casi siempre, regentando acogedores merenderos o restaurantes. Ejemplo de ello eran: D. Francisco Fernández << El Capitán>>, oriundo de La Victoria, con domicilio en la Plaza del Charco, esquina a San Felipe y Doña Librería Sarabia (Librería) originaria de La Matanza, ambos fallecidos. Todos los merenderos antes aludidos, han desaparecido. ¡Algo que lamentar también!
Otras noticias curiosas e interesantes, sobre el Puerto de la Cruz y sus gentes quedan por contar aquí. Mas , hoy, para rematar este articulito termino con la que escribiera don José Rodríguez Barreto, acerca de un recoleto y primoroso rincón del Puerto de la Cruz, ahora, como tantos otros lugares, finiquitado.  Su título: <<Aquel pintoresco lugar, La Paz>>. Leámoslo:
<< Es dura la cuesta que lleva desde la playa a lo alto del risco que, encaramado sobre La Fuente de Martínez, dominando al pueblo, pretende asombrarnos con sus habilidades circenses de equilibrista.  Ya el <<míster>> de la mujer  <<tráiler>> no asciende la empinada cuesta ni cruza el rustico sendero atraído por las viejas y salitrosas palmeras, que asomándose al mar desde lo más alto de la loma, se obstinan en desafiar las inclemencias del tiempo, doblegándose quejumbrosas al fuerte viento del Nordeste y, cuando no, moviendo acompasada y armoniosamente sus hojas al aire universal de la playa negra que, allá abajo, un mar grisáceo en la lejanía y azul y siempre turbulento en la orilla, parece vestir eternamente de novia.
Captura-copia-3.JPGEl turista de nuestros días no es como aquel de otrora –el de la mujer <<remolque>>- catador de paisajes e incorregible andarín. Este de ahora no es como aquel anterior –el de la mujer <<remolque>>- catador de paisajes e incorregible andarín. El actual no viene en busca de la quietud ni de la contemplación; no sueña con atardeceres hawaianos, ni tampoco parece interesarse por el paisaje o por la rotunda sinceridad de unas pequeñas flores rojizas como gotas de sangre desparramándose por la ladera. Los días de diafanidad permanente y despejados  son los que cuentan, y al lugar pintoresco, recatado y silencioso, prefiere las estridencias de la alegría organizada.
Las viejas palmeras de la planicie de <<San Amaro>> no acogen ya bajo su menguada sombra a aquellas viejecitas inglesas tocadas con anacrónicos sombreros que, estáticas y silenciosas, descansaban sus ojos sobre los innumerables tejados del pueblo, rojos y canelosos, en los que el sol perenne se posa suave y suntuosamente. Pero, a pesar de todo esto, y a pesar también de las estúpidas innovaciones y de las actitudes brutales, el paisaje continúa siendo paisaje. Las ondulantes márgenes del costanero acantilado siguen manteniendo el bordado de las espumas de blancura deslumbrante; los perfilados y sólidos cipreses de La Paz yerguen su negrura en medio de verdes platanales y allá abajo, en el pueblo, las mismas esbeltas araucarias con sus tamaños inmensos y su fuerza airosa siempre obstinadas en su absurda pretensión de competir en altura con el cimborrio de la iglesia parroquial.
A espaldas de esta magnífica atalaya que en tiempos pasados, por su situación dominante y estratégica, perteneció al Ramo de Guerra, se encuentra la ermita que da su nombre al lugar. Pero el paseante fatigado ya no puede acogerse a la sombra cernida del plátano del Líbano, y la silenciosa y recatada ermita ha dejado de ofrecernos aquella encantadora e ingrávida belleza de entonces. Tronchados los frondosos árboles, la ermita y la plazuela han perdido todo su carácter y sabor boninniano. Y el lugar es hoy triste y desolado, sin ningún árbol>>.
Posdata: El Mirador de La Paz, en la actualidad, vuelve a ser un lugar precioso, digno de ser visitado. Lugar para ver y soñar, meditar, querer…
Continuará.

Compartir este post

Repost 0
Published by JOSÉ PERAZA - en COLABORADORES
Comenta este artículo

Comentarios

DIARIO DEL VALLE - LOGO

LOGO DE FOTOS

DATOS PERSONALES

      PERAZA

   

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

   

José Peraza Hernández,

Investigador y escritor.

    

José Peraza Hernández nació en Los Realejos (Tenerife) en 1953, villa donde transcurrió su infancia. Se formó en un centro educativo de su pueblo, a pesar de que los tiempos nunca le fueron favorables.  

Intentó realizar su sueño: escribir. Recuerda el nombre de su centro de enseñanza con mucho cariño, "Colegio San Sebastián", junto a la plaza que lleva el mismo nombre. De esa época podría citar a los siguientes profesores: Don Domingo Luis Estrada, Don Esteban, Don Manuel Espinosa García, Don Mario Hernández Siverio, Don Máximo Padrón Morales (San Juan de La Rambla), Don Francisco Hernández y Hernández (conocido por Inocente) Don José Javier López Garisoain (conocido por Pepe), y un largo etcétera. Se considera amante de la historia, del pueblo y de las cosas en general.  

En 1975 se afincó en el lugar llamado Casa Azul, del barrio de La Vera, situado en el Puerto de la Cruz, aquí lleva media vida y se arraiga. Al transcurrir de los años, en 1988, decidió trasladarse de domicilio y es ahí donde permanece viviendo en la actualidad, Urbanización Casa Azul, calle Tabaiba 5, en el mismo barrio de La Vera, pero esta vez, en el término municipal de la Villa de La Orotava.  

En 1997 es miembro fundador de la Asociación de Vecinos "La Candelaria del Norte". Inicialmente actúa como colaborador; en 1999 realiza la labor de secretario hasta el año 2003. Posteriormente es nombrado presidente de la misma, cargo que lleva hasta los días de hoy. También es miembro y fundador, donde ejerce y realiza la función de Secretario de la Federación Portuense de Asociaciones de Vecinos desde comienzos en 2005, así como miembro del Centro de Desarrollo "Plan Integral del Barrio de La Vera", del Puerto de la Cruz.  

Por último realiza la función de secretario y otras labores en la Asociación Tinerfeña Peña "Mencey del Valle" del Club Deportivo Tenerife.  

Fue colaborador del Periódico "EL DÍA", en la columna de los sábados, sobre la Heráldica, con el fin de que cada persona conozca su historia y su escudo; de igual forma ha escrito artículos en dicho rotativo, secciones Balcón del Norte, Buzón Tinerfeño, LA PRENSA DE EL DIA, y otros, además del también matutino "Diario de Avisos", La Opinión, además colaboró en la Revista "Realejeros". Ha colaborado con algunas cadenas de radio sobre temas relacionados con el barrio.  

Otra de sus aficiones es ojear los archivos, libros, fotografías y la Heráldica. También colabora como Presentador de la Televisión "Mega TV- Canal 64" en varios temas como entrevistas, noticias y reportajes. Desde 2006 tiene su propio Periódico Digital que lleva por nombre "LA VERA PASO A PASO, DIARIO DEL VALLE" donde aprovecha para darle la bienvenida. A este diario de información, notas donde se hace constar aquellas informaciones, curiosidades y relatos sobre este populoso barrio enclavado en el corazón del Valle de La Orotava. Por estas páginas discurrirán el ayer y el hoy de La Vera. Sin duda, es todo un reto mantener una bitácora como ésta en la que siempre despierte el interés de los lectores en la red, por ello me permito contar con su apoyo y les invito a colaborar. Me cabe el honor de haber nacido en Los Realejos, hincar mis raíces en el Puerto de la Cruz y establecerme en el corazón del Valle. Con estas premisas presento en sociedad esta modesta contribución a difundir los valores de la  sociedad tinerfeña y realejera en particular.  

Aparte quiero agradecer enormemente a todos y a todas y cada uno/a de los colaboradores, así como a todos los Gabinetes de Prensa de cada Ayuntamiento de Taoro a Teno. Como a varios colaboradores /as, de diferentes Países. A todos mil gracias de todo corazón.  

Escribió su primer libro, bajo el título "Memorias del Pasado y Presente, Capillas, Cruces e Historia del barrio de La Vera 1999 – 2004", con referencia al Puerto de la Cruz, La Orotava y Los Realejos. El segundo libro llevó por título "Los Caseríos del Barrio de La Vera, Las Arenas 1820 – 2005, de la Villa de La Orotava". También existe un tercero "Historia de Los Nidos y la Cruz de San Luis, con su XXV Aniversario", y un cuarto con el título "Desde el Ramal hasta el Polígono San Jerónimo", los que están a punto de ver la luz, así como otros, proyectos en marcha y a punto de finalizar. Aparte de este ejemplar como bien saben que llevan por títulos Nacimiento del Apodo e Historia. Su deseo, y principal preocupación es que al llegar a sus manos este modesto libro lo sepan valorar, pues está escrito con mucho cariño y amor, de una forma sencilla, tratando así de llegar a la mayoría.  

Quiero expresar mi más profundo agradecimiento a cuantos de forma directa o indirecta han incidido en su contenido y disculparme, si con este trabajo pudiera ofender involuntariamente a alguien. Lo mismo, digo con estás líneas de este blog.  

PRIMER PREGÓN:

El que suscribe, José Peraza, el sábado 3 de septiembre de 2011. En XIV - Semana Cultural, y la X - Aniversario de la Ermita y la Cruz de la Candelaria del Norte, en la Asociación de Vecinos, la que lleva el mismo nombre en La Vera, del Sector orotavense.

*** *** ***

También quiero hacer constar mi más profundo agradecimiento al Excmo. Ayuntamiento de la Villa de Los Realejos, a don Manuel Domínguez González, alcalde de nuestro municipio, como asimismo al concejal de Cultura don Adolfo González y Pérez Siverio y de la misma forma, a don Salvador García Llanos autor del prologo de este nuevo libro.

Agradecer profundamente la oportunidad que me ofreció mi estimado amigo Esteban Domínguez, a participar en este su quinto trabajo literario sobre nuestra entrañable villa realejera, como asimismo a todos cuantos se han unido a este proyecto, el cual dejamos en sus manos con nuestro mayor cariño y afecto para su disfrute.  

Hasta siempre, esperando que cada una de estas líneas, alimente nuestras conciencias y esperemos vernos en próximas ediciones, con el mejor afán, ya que las letras forman parte elemental de nuestra cultura y van muy unidas.

 

Gracias a todos de corazón.

ESCUDOS DE LA FAMILIA PERAZA Y ALONSO

Escudo1 copiaEscudo4 copia